• Español

Artículo Original

Lactancia materna, alimentación artificial y el primer contacto con azúcar

Fabian Calixto Fraiz1, Cristiane Meira Assunção2, Luciana Reichert da Silva Assunção3, José Vitor Nogara Borges de Menezes4, Fernanda Morais Ferreira5

Resumen

Objetivo: Este estudio evaluó los cambios en el patrón de lactancia materna, alimentación artificial y en la introducción de azúcar en la dieta de niños de 0 a 36 meses, a través de dos estudios, con un intervalo de 13 años en la ciudad de Curitiba, Paraná, Brasil. Material y métodos: Poblaciones semejantes de una misma región geográfica fueron evaluadas a través de un cuestionario, en los años de 1993 y 2006, envolviendo, respectivamente, las madres de 180 y 94 niños. Introducción de azúcar en la dieta fue considerada precoz cuando ocurrió antes del 6º mes completo de vida. Los datos fueron analizados estadísticamente a través del test de qui-cuadrado y test exacto de Fisher (α= 0,05). Resultados: Hubo diferencias en la frecuencia del primer contacto con azúcar (p <0,001), que ocurrió en el primer mes de vida en 61,7% de los niños del primer estudio y en sólo 3,2% de los niños del segundo estudio. Hubo diferencias en el patrón de lactancia materna (p = 0,02), siendo la prevalencia de niños amamantados mayor en el segundo estudio. No fueron encontradas diferencias estadísticamente significativas en la prevalencia de uso de biberón, uso de biberón durante la noche y lactancia materna durante la noche, así como en el uso de biberón conteniendo azúcar. Conclusiones: Estos resultados indican que la lactancia materna puede, además de sus varias ventajas, también promover el aplazamiento de la introducción de azúcar en la dieta infantil. Nuevas investigaciones son necesarias para confirmar esta hipótesis.

Palabras Clave: Lactancia Materna, Alimentación Artificial, Dieta, Azúcar, Niño.


Artigo Original

Aleitamento materno e artificial e o primeiro contato com açúcar

Resumo

Objetivo: Este estudo avaliou as mudanças no padrão de aleitamento e na introdução de açúcar na dieta de crianças de 0 a 36 meses, através de dois estudos, com um intervalo de 13 anos na cidade de Curitiba, Paraná, Brasil. Material e métodos: Populações semelhantes de uma mesma região geográfica foram avaliadas através de um questionário, nos anos de 1993 e 2006, envolvendo, respectivamente, as mães de 180 e 94 crianças. Introdução de açúcar na dieta foi considerada precoce quando ocorreu antes do sexto 6º mês completo de vida. Os dados foram analisados estatisticamente por meio do teste do qui-quadrado e teste exato de Fisher (α= 0,05). Resultados: Houve diferenças na frequência do primeiro contato com açúcar (p <0,001) o qual ocorreu no primeiro mês de vida em 61,7% das crianças do primeiro estudo e em apenas 3,2% das crianças do segundo estudo. Houve diferenças no padrão de aleitamento materno (p = 0,02), sendo a prevalência de crianças amamentadas maior no segundo estudo. Não foram encontradas diferenças estatisticamente significantes na prevalência de uso de mamadeira, uso de mamadeira durante a noite e aleitamento materno durante a noite, bem como no uso de mamadeira contendo açúcar. Conclusões: Estes resultados indicam que o aleitamento materno pode, além de suas várias vantagens, também promover o adiamento da introdução de açúcar na dieta infantil. Novas pesquisas são necessárias para confirmar esta hipótese.

Palavras chaves: Aleitamento Materno, Aleitamento Artificial, Dieta, Açúcar, Criança.


Original article

Breast and bottle feeeding and the first sugar contact

Abstract

Objectives: This study evaluated the changes in the milk feeding pattern as well as the introducing of sugar in the diet of children aged 0 to 36 months through two different studies with an interval of 13 years in the city of Curitiba, Paraná, Brazil. Material and methods: Similar populations from the same geographic región were evaluated using a questionnaire in the years of 1993 and 2006, involving respectively, mothers of 180 and 94 children. The sugar introduction in the diet was considered early when it occurred before the complete 6th month of life. Data were statistically analyzed using the chi-square test and Fisher’s exact test (α=0.05). Results: There were differences in the frequency of first contact with sugar (p<0.001). and which occurred in the first month complete of life in 61.7% of children in the first study and only in 3.2% of children in second study. There were also differences in breastfeeding pattern (p=0.02) between the two evaluated periods as the prevalence of children who were breastfed was higher in the second study. It was found no statistically significant differences in the prevalence of bottle-feeding and bottle-feeding at night and breast-feeding at night as well as the use of bottle-feeding containing sugar. Conclusions: These findings indicate that breast-feeding may, beyond its various advantages, also promote the postponement of the sugar introduction in the infant diet. New researches are necessary to confirm this hypothesis.

Key-words: Breast Feeding, Bottle Feeding, Sugar, Diet, Child.


  1. Doutorado, Departamento de Estomatologia, Universidade Federal do Paraná. fabianfraiz@gmail.com

  2. Mestrado, Departamento de Estomatologia, Universidade Federal do Paraná. cris_assuncao@ufpr.br

  3. Doutorado, Departamento de Estomatologia, Universidade Federal do Paraná. lurassuncao@yahoo.com.br

  4. Doutorado, Departamento de Estomatologia, Universidade Federal do Paraná. jvmenezes@gmail.com

  5. Doutorado, Departamento de Estomatologia, Universidade Federal do Paraná. fmoraisf@yahoo.com.br

Introducción

Una vida saludable está íntimamente asociada al patrón alimenticio de los primeros años de vida siendo que la lactancia materna asume un papel céntrico en la prevención de enfermedades y mantenimiento de la salud.1 Ha sido sugerido que niños que fueron amamantados presentan un patrón dietético más saludable durante la vida.2

Un impacto positivo también puede ser esperado en la salud oral ya que la lactancia materna contribuye para un desarrollo facial armónico,3 disminuye la posibilidad de ingestión de alimentos conteniendo azúcar,4 y favorece el adecuado desarrollo dental.5 Además de eso, el fortalecimiento del vínculo madre-hijo puede facilitar las acciones de educación en salud, fundamentales para la promoción y mantenimiento de la salud oral.6

Sin embargo, a pesar de las intensas campañas y acciones de promoción de la lactancia materna no traen resultados positivos, los niveles de destete precoz aún permanecen altos en Latinoamérica.7 En Brasil, una investigación de ámbito nacional demostró que el destete precoz y la duración mediana de la lactancia materna exclusiva es de sólo 2,17 meses.8

La introducción precoz de otros alimentos es uno de los factores que interfieren el tiempo de lactancia materna. Considerando que la reacción natural del niño al sabor dulce está asociada al placer9 es probable que los primeros alimentos, además de la leche, ofrecidos para los bebés tengan el sabor dulce. Por otro lado, como los alimentos utilizados en el destete tienden al dulce, el consumo de sacarosa puede ser aumentando. Eso es muy preocupante ya que el patrón de consumo de azúcar es establecido precozmente10 y tiene una influencia en la definición del patrón dietético futuro.11,12,13

Los patrones y hábitos alimenticios de una determinada población están en constante modificación. Conocer la dirección de esos movimientos puede ayudar a definir estrategias adecuadas y colaborar para la adopción de prácticas alimenticias saludables.

Este trabajo evaluó las modificaciones en la introducción del azúcar y el patrón de lactancia materna y alimentación artificial, a partir de los datos de dos investigaciones que utilizaron la misma metodología, conducidas con intervalo de 13 años en poblaciones de una misma región geográfica y que guardan semejanzas cultural y económica.

Material y métodos

Fueron utilizados los datos de dos estudios transversales realizados a través de cuestionarios aplicados a las madres de niños de 0 a 36 meses usuarias de Unidades de Salud de la Prefeitura Municipal de Curitiba – ParanáBrasil. Los estudios involucraron a 18014,15 y 9416,17 niños, respectivamente.

Los niños fueron seleccionados de entre aquellos que buscaban atención médica en las unidades de salud acompañadas de la madre o de adulto responsable. Los criterios de inclusión fueron: el niño debería estar en consulta pediátrica de rutina y permanecer la mayor parte del día con la madre o con el adulto responsable (padre o abuelos). Fueron aceptadas respuestas suministradas por el padre o abuelas, cuando estos eran responsables por los cuidados con el niño durante gran parte del día. Los criterios de exclusión fueron: El niño tiene problemas de salud que podrían determinar un cambio en la dieta.

Entrevista

Las entrevistas fueron realizadas el año de 1992 y 2005 siendo que, para la obtención de los datos, fue utilizada una serie de preguntas desarrollada para la investigación con informaciones sobre la identificación del niño y de la madre o adulto responsable, lactancia materna y alimentación artificial, introducción del azúcar y consumo de azúcar a través del biberón.

Fueron realizados entrevistas previas, en Unidades de Salud de la Prefeitura Municipal de Curitiba para adaptación del lenguaje, selección de las palabras y expresiones, definición del tamaño y tiempo de la entrevista y definición de la forma de las cuestiones.

Para la verifi de los contactos con azúcar a través del biberón, se utilizó un cuestionario de frecuencia alimenticia. Refrescos artificiales y refrigerantes fueron considerados alimentos conteniendo azúcar excepto cuando era relatada la utilización de estos productos en la forma “diet o light”. Alimentos que presentaban frecuencia más pequeña de que semanal no fueron considerados para la verificación de contactos con azúcar.

Para la definición de la introducción del azúcar en la alimentación del niño fueron considerados alimentos industrializados conteniendo azúcar (por ejemplo: golosinas, chocolates, etc.) y alimentos en los cuales fueron añadidos azúcar (por ejemplo: leche con azúcar, té con azúcar, etc). Se consideró introducción precoz del azúcar, cuando esta ocurrió hasta el 6º mes completo de vida.

Con relación a la lactancia materna y alimentación artificial, el cuestionario pretendió definir el tipo de alimentación (materna o artificial) presente en la época de la entrevista y su relación con el momento que el niño duerme.

Análisis estadístico

Los datos fueron digitalizados y consolidados en el software Epi info versión 5.01 y 6.0, de dominio público.18

Para disminuir la posibilidad de errores en la transferencia de los datos para el software, fueron estructurados dos archivos con los mismos datos. Los archivos fueron comparados por el software Epi info que identificó los registros diferentes, los cuales fueron corregidos llevándose en consideración la anotación realizada por el entrevistador.

Fueron realizadas análisis descriptivo y test de qui-cuadrado y exacto de Fischer. El nivel de significancia (probabilidad de significancia) mínimo utilizado fue del 5%.

Resultados

En la comparación de los dos estudios, hubo un aumento en la prevalencia de la lactancia materna (p=0,020), aunque la alimentación artificial no haya presentado modificaciones significativas, el mismo ocurriendo para la alimentación (materna o artificial) durante el sueño. No hubo diferencias significativas en la prevalencia de consumo de azúcar a través del biberón, pero el porcentual de niños que introdujo precozmente el azúcar disminuyó cuando comparado el primero y el segundo estudio (p<0,001) (Tabla 1).

En el primer estudio, 67,1% de los niños ya había consumido azúcar en el primer mes de vida y ese porcentual alcanzó 93,3% de los niños a los 6 meses de edad, ya en el segundo estudio el porcentual de niños con relato de consumo de azúcar en el primer mes y a los 6 meses fue 20,2% y 67%, respectivamente (Tabla 2).

Tabla 1. Distribución de frecuencia de los niños de acuerdo con las variables relacionadas a la lactancia materna, alimentación artificial y introducción precoz del azúcar y el año de estudio. Curitiba, Brasil.
*Test qui-cuadrado. **Test exacto de Fisher. +2 de las 134 madres de niños que usaron biberón no supieron responder a esta pregunta.
Tabla 2. Edad en que el niño tuvo el primer contacto con el azúcar, según relato del adulto responsable. Curitiba, Brasil.
Gráfico 1. Alimento utilizado por el niño en el primer contacto con el azúcar, según relato del adulto responsable. Curitiba, Brasil.

El alimento más asociado al primer contacto con azúcar se modifi siendo que en el primer estudio el té y en el segundo estudio la leche aparecieron con mayor frecuencia (Gráfico 1).

En las tablas 3 y 4 se observa que cuando los niños ingerían alimentos a través del biberón hubo una tendencia muy fuerte de que siempre los alimentos fueran suministrados con azúcar. Para 82,4% y 87,5% de los niños del primer y según estudio, respectivamente, todos los alimentos ofrecidos en el biberón poseían azúcar.

La media de contactos diarios de azúcar a través del biberón permaneció alta en los dos estudios, 4,4 y 4,5 contactos diarios para el primer y secundo estudio, respectivamente.

Los demás resultados están presentados en la forma de tablas.

Discusión

Una hipótesis para las modificaciones observadas es el impacto de las intensas acciones y campañas mundiales y brasileñas de promoción de la lactancia materna.

La principal directriz de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de la Salud de Brasil es la lactancia materna exclusiva hasta el 6º mes de vida y las orientaciones indican que el biberón cuando es utilizado debe ser solamente para la ingestión de leche.1,19 Eso puede ser una explicación para la disminución de la utilización del té en la alimentación de los bebés y para el retraso en la introducción del azúcar.

Sin embargo, aún está distante del ideal y permanecen altos el índice de destete y introducción precoz de otros alimentos. En investigación del Ministerio de la Salud de Brasil la leche no materna ya era consumida en Curitiba (Paraná) por 16% de los niños antes de completar el primer mes y por 47,3% a los 6 meses de edad, ya el té alcanzó niveles más pequeños, 14,3% y 32,0% respectivamente.20

A pesar de las grandes dificultades para el cambio de los hábitos alimenticios inadecuados, es importante resaltar que medidas preventivas y educativas que incluyen acompañamiento y asesoramiento dietético han mostrado resultados que ofrecen buenas perspectivas.21,22,23 La intervención educativa para el establecimiento de hábitos dietéticos saludables para familias con niños pequeños tiene un impacto positivo en la salud oral, especialmente con relación a las caries.21

Aunque la frecuencia de lactancia materna haya aumentado, se observó que cuando el biberón era introducido la mayoría de los niños a utilizaban asociadas al sueño y prácticamente la totalidad añadía azúcar a su contenido, siendo que no hubieron diferencias significativas entre las dos muestras. Diversos estudios han encontrado un perfil de utilización del biberón semejante.24,25

Además de la posibilidad de adición de carbohidratos fermentables a la leche, el biberón induce a un patrón de alta frecuencia y prolongados periodos de uso, especialmente durante la noche, mismo en niños mayores. La asociación entre el uso del biberón y la presencia de caries está confirmada por varias investigaciones26,23,27, principalmente la alimentación asociada al sueño28 con productos que contengan carbohidratos fermentables, en especial la sacarosa.29

Además del riesgo para la salud oral, la utilización de sacarosa puede contribuir para el destete precoz, pues las manifestaciones de preferencia del niño al dulce9 pueden estimular el aumento de oferta de productos con azúcar. El hábito de endulzar los alimentos del bebé puede influir en el patrón de consumo de azúcar futuro, ya que ese es establecido precozmente10 y, en la infancia, la ingestión repetida de azúcar puede modificar la preferencia alimenticia,11 siendo que su alto consumo interfiere negativamente en la ingestión de alimentos recomendables.12,13

Los resultados de este trabajo sugieren que la lactancia materna puede presentar, de entre sus diversas ventajas, también el aplazamiento de la introducción del azúcar en la dieta infantil, sin embargo, nuevas investigaciones deben ser formuladas para comprobar esa hipótesis.

A través del conocimiento de la dieta de niños de poca edad, es posible la implantación de estrategias de educación en salud más efectivas. La intervención educativa direccionada a las familias con niños pequeños presenta un impacto positivo en la salud oral especialmente en lo que concierne a la prevención de las caries en la primera infancia.

Conclusiones

En los dos periodos evaluados ocurrieron importantes cambios en la prevalencia de lactancia materna y en la introducción del azúcar. Sin embargo, el patrón de utilización del biberón, incluyendo el número de contactos diarios con azúcar se mantuvo estable.

Referencias

  1. World Health Organization (WHO). Infant and young child nutrition: Global strategy on infant and young child feeding. Accesado (2013 jul 03) URL: http://apps.who.int/gb/archive/pdf_files/WHA55/ea5515.pdf

  2. Robinson S, Ntani G, Simmonds S, Syddall H, Dennison E, Sayer AA, Barker D, Cooper C, Hertfordshire Cohort Study Group. Type of milk feeding in infancy and health behaviours in adult life: findings from the Hertfordshire Cohort Study. Br J Nutr 2013;28:1114–22.

  3. Castelo PM, Gavião MBD, Pereira LJ, Bonjardim LR. Maximal bite force, facial morphology and the prevalence of nutritive and nonnutritive sucking habits in young children with functional posterior crossbite. J Appl Oral Sci 2010;18:143-8.

  4. Lande B, Andersen LF, Veierod MB, Baerug A, Johansson L, Trygg KU, Bjorneboe GE. Breast-feeding at 12 months of age and dietary habits among breast-fed and non breast fed infants. Public Health Nutr 2004;7:495-503.

  5. Lunardelli SE, Peres MA. Breast-feeding and other mother-child factors associated with developmental enamel defects in the primary teeth of Brazilian children. J Dent Child 2006;73:70-8.

  6. Sencan I, Tekin O, Tatli MM. Factors influencing breastfeeding duration: a survey in a Turkish population. Eur J Pediatr 2013;22.[Epub ahead of print]

  7. Lutter C. Semana mundial de la lactancia materna, 2012. Comprendiendo el pasado Planificando el futuro. Organización Panamericana de la Salud Accesado (2013 jul 03) URL: http://new.paho.org/hq/index.php?option=com_con tent&view=article&id=7036&Itemid=39535&lang=es

  8. Brasil. Ministério da Saúde. Pesquisa Nacional de Demografia e Saúde da Criança e da Mulher – PNDS 2006: dimensões do processo reprodutivo e da saúde da criança. Ministério da Saúde, Centro Brasileiro de Análise e Planejamento.

  9. – Brasília: Ministério da Saúde, 2009.300 p.
  10. Nicklaus S, Chabanet C, Boggio V, Issanchou S. Food choices at lunch during the third year of life: increase in energy intake but decrease in variety. Acta Paediatr 2005;94:1023-9.

  11. Ruottinen S, Karjalainen S, Pienihäkkinen K, Lagström H, Niinikosk H, Salminen M, et al. Sucrose intake since infancy and dental health in 10-year-old children. Caries Res 2004;38:142-8.

  12. Liem DG, de Graaf C. Sweet and sour preferences in young children and adults: role of repeated exposure. Physiol Behav 2004;83:421-9.

  13. Kytta P, Lehtisalo J, Reinivuo H, Erkkola M, Kronberg-kippila C, Tapanainen H, et al. Sucrose in the diet of 3-year-old Finnish children: sources, determinants and impact on food and nutrient intake. Br J Nutr 2009;101:1209-17.

  14. Ruottinen S, Niinikoski H, Lagström H, Rönnemaa T. High Sucrose intake is associated with poor quality of diet and growth between 13 months and 9 years of age: The special Turku coronary risk factor intervention project. Pediatrics 2008;121:e1676-85.

  15. Fraiz FC. Estudo das características da utilização de açúcar através da mamadeira, do primeiro contato com açúcar e do padrão de aleitamento em crianças de 0 a 36 meses, Curitiba [dissertação]. São Paulo:Universidade de São Paulo;Faculdade de Odontologia;1993.

  16. Fraiz FC, Issao M. The first time of and the sugar consumption by nursing bottle. J Dent Res 1995;7(3):785.

  17. Assunção CM. Estudo das características da utilização de açúcar através da mamadeira, do primeiro contato com açúcar e do padrão de aleitamento em crianças de 0 a 36 meses, unidade de saúde São Pedro – Curitiba [monografia]. Curitiba:Associação Brasileira de Odontologia;Escola de Aperfeiçoamento Profissional;2006.

  18. Fraiz FC, Assunção CM, Ferreira FM. Breast Feeding and First Sugar Contact. In: IADR General Session Barcelona, 2010. International Association for Dental Research, 2010.

  19. Dean AG, Dean AJ, Burton AH, Dicker RC. Epi Info, version 5: a word processing, database, and statistics program for epidemiology on micro-computers. Atlanta, Centres for Disease Control, 1990.

  20. Brasil. Ministério da Saúde. Guia alimentar para crianças menores de 2 anos / Ministério da Saúde, Organização Pan-Americana da Saúde. – Brasília:Ed. Ministério da Saúde, 2005. 152 p.: il. – (Série A. Normas e Manuais Técnicos).

  21. Brasil. Ministério da Saúde. Secretaria de Atenção a Saúde. Departamento de Ações Programáticas e Estratégicas. II Pesquisa de Prevalência de Aleitamento Materno nas Capitais Brasileiras e Distrito Federal. Ministério da Saúde, Secretaria de Atenção a Saúde, Departamento de Ações Programáticas e Estratégicas. – Brasília: Ed. Ministério da Saúde, 2009. 108 p.

  22. Feldens CA, Vítolo MR, Drachler MDL. A randomized trial of the effectiveness of home visits in preventing early childhood caries. Community Dent Oral Epidemiol 2007;35:215-23.

  23. Plutzer K, Spencer AJ. Efficacy of an oral health promotion intervention in the prevention of early childhood caries. Community Dent Oral Epidemiol 2008;36:335-46.

  24. Feldens CA, Giugliani ERJ, Vigo Á, Vítolo MR. Early feeding practices and severe early childhood caries in four yearold children from southern Brazil: a birth cohort study. Caries Res 2010;44:445-52.

  25. Dini EL, Holt RD, Bedi R. Caries and its association with infant feeding and oral health-related behaviours in 3-4-yearold Brazilian children. Community Dent Oral Epidemiol 2000;28:241-8.

  26. Milgron P, Riedy CA, Weinstein P, Tanner ACR, Manibusan L, Bruss J. Dental caries and its relationship to bacterial infection, hypoplasia, diet, and oral hygiene in 6to 36-month-old children. Community Dent Oral Epidemiol 2000;4:295-306.

  27. Fraiz FC, Walter LRF. Study of the factors associated with dental caries in children who receive early dental care. Pesqui Odontol Bras 2001;15:201-7.

  28. Meurman PK, Pienihäkkinen K. Factors associated with caries increment: a longitudinal study from 18 months to 5 years of age. Caries Res 2010;44:519-24.

  29. Tiberia MJ, Milnes AR, Feigal RJ, Morley KR, Richardson DS, Croft WG, Cheung WS. Risk factors for early childhood caries in Canadian preschool children seeking care. Pediatr Dent 2007;29:201-8.

  30. Seow WK, Chifford H, Battistutta D, Morawska A, Holcombe T. Case-control study of early childhood caries in Australia. Caries Res 2009;43:25-35.


Recibido: 02-07-13
Aceptado: 16-07-13
Correspondencia: fabianfraiz@gmail.com